Quiero dar inicio a un hilo de entradas denominado “Aplicaciones Asombrosas que te harán la vida más sencilla” para reseñar las aplicaciones que he tenido la oportunidad de usar y me han parecido asombrosas, prácticas, funcionales e intuitivas, en este caso y como el titulo lo indica: “Aplicaciones Asombrosas que te harán la vida más sencilla: Manejo de contraseñas Con Lastpass”.

La mayoría de los sistemas informáticos basan su seguridad en la validación de las credenciales de usuario a través de claves alfanuméricas: desde la cuenta de correo electrónico, pasando por las redes sociales, hasta llegar a tu cuenta bancaria, cada uno de estos sistemas requiere que tu acceso esté protegido por una contraseña secreta.

Por si no fuese poco que cada sistema tiene sus reglas particulares y métodos para verificar que estás creando una clave “segura” (cantidad de caracteres, no repetición, uso de mayúsculas, minúsculas, números, símbolos y hasta imágenes), hay algunas reglas básicas de la seguridad informática que todos deberíamos seguir, tales como:

  1. No es buena idea guardar las contraseñas en el navegador.
  2. No debes repetir una contraseña en dos sitios diferentes.
  3. Tu contraseña debe ser lo más aleatoria y compleja posible, tratando de no incluir datos o fechas personales e incluso evitando el uso de palabras.
  4. Es buena idea cambiar las contraseñas con cierta regularidad.
  5. Si el sitio web con el que estás trabajando tiene métodos de autenticación en dos pasos, ÚSALO (ejemplo: verificación de acceso a través de una llave USB o envío de un código a través de un SMS).
  6. No compartas tus contraseñas con otras personas.
Relacionado:  Conocimiento colectivo

Si aún no te aburriste de leer este artículo y has llegado hasta este punto, es muy probable que te hayas dado cuenta de que estás infringiendo algunas de estas reglas, si acaso no todas.

Creo que no es necesario explicar lo complejo que puede resultar el hecho de tener que generar contraseñas súper complejas y además vernos obligados a recordarlas para tipearlas constantemente. A menos que tengas memoria fotográfica, es virtualmente imposible.

En mi caso particular, adicional a mis propias claves de cuentas personales (que pueden ser tantas como 100 ó 200), como desarrollador web tengo que lidiar con un número indefinido de contraseñas, en constante cambio y que además debo compartir con mi equipo de trabajo. Cada nuevo proyecto requiere que se generen al menos 10 accesos: servidores web (desarrollo y producción), acceso al administrador de contenido, usuarios FTP, cuenta de correo del webmaster, documentos compartidos, acceso a redes sociales del cliente …y pare de contar. Es una pesadilla.

La solución a todo esto terminó siendo, de manera bastante irónica, crear una sola contraseña.

 

LastPass: la última contraseña que vas a necesitar recordar

LastPass es una plataforma web que aloja, encripta y protege todas tus contraseñas a través de una clave maestra, y que puedes utilizar tanto vía web como a través de un plugin/extensión en tu navegador, disponible para Chrome, Firefox, Safari, Internet Explorer y Opera, en Windows, Mac y Linux.

 

Relacionado:  Recuperar el MBR y el GRUB

Es gratis e ilimitado en versión desktop y puedes utilizarlo de manera sincronizada en tantos equipos como desees.

Al momento de crear tu cuenta debes generar una contraseña con un nivel exageradamente alto de seguridad, pero que puedas recordar y tipear constantemente. Luego, ANÓTALA EN UN PAPEL y guarda ese papel en un lugar seguro (preferiblemente sin indicar que esa contraseña pertenece a LastPass).

La razón de esto es que si olvidas tu contraseña maestra, la aplicación no te va a enviar un correo para que hagas click en un enlace y vuelvas a generarlas (un método bastante inseguro que defraudaría el propio propósito de la aplicación) sino que te ofrecerá un solo intento para que la recuperes desde un equipo donde hayas utilizado LastPass anteriormente. Si fallas, hasta ahí llegó tu cuenta LastPass y perderás tanto la cuenta como todas las contraseñas que hayas albergado en él.

¿Cómo funciona?

El proceso de instalación y configuración es sumamente claro y sencillo.

Una vez instalada la extensión en tu navegador, el programa te permitirá migrar todas las contraseñas que tengas alojadas localmente, a tu perfil LastPass en la nube y luego te ofrecerá la opción de borrar las copias locales. Eso significa que, a menos que hayas hecho una copia manuscrita o en un documento de texto, todas tus contraseñas se encontrarán únicamente en LastPass, y a partir de ese momento, cada nueva contraseña que generes va a alojarse automáticamente en sus servidores, que cuentan con una protección encriptada de 256 bits.