No creo estar equivocado al decir que muchos hemos pasado por situaciones en las que tenemos que hacer algo importante, pero lo postergamos y nos colocamos a hacer cualquier otra actividad mucho menos productiva o de menos prioridad, bien sea alguna labor universitaria, alguna tarea personal o sencillamente cuestiones laborales, como algún proyecto o una asignación pendiente. Pensamos y “creemos estar seguros” de que podemos solucionar esa actividad de manera rápida y nos dedicamos a hacer otra cosa no más importante que la anterior mencionada, algunas veces hasta actividades muy banales y cuando digo “creemos estar seguros” es porque así nos engañamos a nosotros mismos, pero cuando se acerca la hora de entregar esa actividad importante, nos hacemos un caos y terminamos haciendo un trabajo mediocre, en  el peor de los casos sencillamente no lo hacemos y quedamos como personas irresponsables con quien nos asignó dicha actividad o peor aún, con nosotros mismos.

Procrastinar es la acción de dejar para después lo que podemos hacer ahora y es algo que nos ha afectado a todos alguna vez, sin embargo, cuando procrastinar se vuelve un hábito es que comienza a tener realmente repercusiones negativas en muchos aspectos de nuestras vidas, puede ser en lo personal, en lo laboral o en el ámbito académico, pero si vamos postergando las cosas muy a menudo no conseguiremos nada positivo de ello. No hablaré de procrastinar en terceras personas, lo voy a hablar desde mi punto de vista ya que lamentablemente no he sido la excepción,  he procrastinado y bastante.

Me ha pasado con frecuencia que tengo alguna actividad universitaria que hacer y tengo una semana para entregarla, teniendo tiempo libre, tiempo de ocio, me las he ingeniado para sencillamente pasar de mis responsabilidades y hacer cualquier otra cosa, cuando faltan 2 días para entregar la actividad me toca hacerla con estrés, prisa y corto de tiempo, esto como resultado me lleva a entregar una actividad quizás un poco mediocre. Situaciones similares también he tenido en lo laboral, pero no es que quiera postear mi vida personal.

El punto es, que muchas veces no nos damos cuenta de cuán negativo puede ser este hábito, esto puede detonar en nosotros sentimientos negativos como, frustración por no haber completado nuestro cometido o ansiedad porque sabemos que tenemos que hacer alguna labor, pero nuestro hábito nos hace ignorarlo, esto nos lleva a estar de manera inconsciente ansiosos, también podemos sentir culpa y hasta nos puede llegar a bajar el autoestima pues en casos extremos cuando procrastinamos cuestiones más personales sentimos el fracaso, “no lo pudimos lograr”, “no somos suficiente” son pensamientos que de manera inconsciente llegan a nosotros cuando hacemos de la procrastinación un hábito y bien sabemos las consecuencias fatales que puede tener hallarse con baja autoestima.

¿pero como dejamos de hacerlo?

procrastinar
procrastinar

Hay muchos sitios en la web donde nos dan pasos a seguir para dejar de procrastinar, nos dan tips o cosas a tener en cuenta para este cometido, podemos conseguir mucha ayuda para dejar este mal hábito y crearme al darnos cuenta que lo tenemos querremos deshacernos de él tan rápido como podamos, les dejo 3 tips que en mi opinión pueden ser un buen comienzo.

 

  • Decídete : en ocasiones cuando vamos aplazando una tarea de manera inconsciente es porque no nos hemos detenido a pensar en ella realmente, debemos dedicar un par de minutos para aclarar la finalidad de la tarea y que significa esta para nosotros , si realmente conseguimos en ella una recompensa satisfactoria, entonces comencemos a actuar en pro de alcanzar dicha meta.

 

  • Piensa en positivo : aunque no parezca algo fácil, lo es. El pensamiento positivo hace que nuestra motivación sea mayor y esto va a hacer que trabajemos más rápido, tener una frase motivacional en un papel que tengamos siempre visible, escuchar una canción motivadora antes de comenzar la actividad incluso visualizarnos en el momento de conseguir nuestra recompensa y pensar en la riqueza del éxito. Estos pensamientos positivos nos ayudan más de lo que pensamos.

 

  • Organiza tu tiempo : es de gran ayuda anotar en algún lugar las tareas que tenemos asignadas cada día, podemos organizar nuestro horario fijando cuánto tiempo dedicaremos a cada actividad, podemos ir tachando tareas de nuestra lista y observando el progreso, esto nos hará crear un compromiso interno y nos hará ser responsables con nosotros mismos. Esta ultima hay muchas maneras de hacerla, pero si trabajas con algún computador o incluso desde tu smartphone te recomiendo utilizar Workflowy, en este sitio podemos hacer nuestra lista de tareas totalmente personalizada y organizarlas a nuestro gusto, al culminar cada una de ellas podemos tacharlas de la lista.

 

Relacionado:  Canibalismo Humano desde el punto de vista científico

Podemos encontrar infinidades de tips para dejar de procrastinar, no obstante, solo nuestro deseo de dejar este hábito y nuestras ganas de crecer como personas serán las que determinen nuestro fracaso o nuestro éxito.